03 de diciembre de 2020

Home, sweet home

No hay cosa más reconfortante que llegar a casa, sobre todo si el día ha resultado duro (por trabajo, anímicamente o, simplemente, climatológicamente).

Hogar. ¿Qué es el hogar?

Sin ánimo de entrar en debates etimológicos, en mi humilde opinión, hogar es aquel lugar (sea palacio, sea refugio bajo un puente) en el cual nos encontramos cómodos, calmados, reconfortados, protegidos y felices.

Aquel lugar que tiene aroma a nosotros. Nada que parezca prestado, alquilado, temporal....

Hace años, mientras vivía en un pequeño apartamento del centro de Barcelona, vinieron unos amigos (con un nivel económico muy superior al mío), y definieron mi Hogar como un lugar humilde, que rebosaba felicidad y daba envidia.

Hete aquí que, el Hogar no entiende de metros cuadrados, ni habitaciones, cuartos de baño, salones, ni alturas. Saulo de Tarso, tras convertirse al cristianismo y adoptar el nombre de Pablo, dijo: TU CUERPO ES EL TEMPLO DE TI MISMO.

Estableciendo una analogía, tu vivienda es el Templo de ti mismo. Quizás, en estos momentos en los cuales debo encarar los momentos más bellos y finales de personas queridas y quizás de mí mismo es cuando vuelvo a poner en valor el lugar en el cual puedo ser yo mismo, ya sea un palacio, un refugio bajo un puente, un humilde apartamento, mi fiel Luz de Luna o el catre de un cuartel militar en donde inicié mi vida como hombre, persona y profesional.

Añoramos... Nos pasamos la vida soñando añorar buenos recuerdos. Nos convertimos en cazadores de buenos recuerdos, descuidando aquellas bellas Almas que nos rodean y que se mantienen a la espera que nuestro Ego les indique Luz Verde para entrar en nuestra siempre ocupada y compleja Vida. Esa compleja y ocupada vida que, en el fondo, es más simple que el mecanismo de un chupete.

Si nos sentimos reconfortados al llegar a nuestro hogar, ¿por qué lo intentamos "enmascarar con mil excusas". ¿Tenemos sentimientos de culpabilidad por sentirnos felices? La Sociedad actual intenta que tengamos sentimientos de culpabilidad por sentirnos felices. Por no ajustarnos a las Normas. Por "no haber alcanzado los estándares de estupidez requeridos".

Escribo estas reflexiones mientras escucho unas covers para audiófilos de viejos temas musicales. Tengo mis velas (en esta noche con aroma a manzana) encendidas, y noto el magnífico (aunque relativamente simple) Sistema Sonoro de Luz de Luna-I vibrar ante una magnífica versión del Alone again que hizo famosa el magnífico cantante Gilbert O'Sullivan.

Para todos vosotros esto pueden resultar las reflexiones de un viejo loco, pero yo (con mis disculpas por anticipado) siento que tengo, ahora mismo, más que tú mismo - mi estimado y siempre agradecido lector - a nivel emocional y vital.

No me envidies. Toma mi mano y sigue mi camino.

Tus Límites son, realmente tus MIEDOS

Tus miedos impuestos marcan tus actuales límites intelectuales y vitales

.

¿Te atreves a aparcar tu coche si ves una líneas de color amarillo pintadas en el suelo?

No. No te atreves...

Tus miedos... Su fuerza...

No te atreves a ser "libre"

Por eso, hoy, 3 de diciembre de 2020, cómodo, caliente, con mis velitas, mi calefacción, mi nevera igual de llena que la tuya, música, y eso que buscas y no hallas aunque compres muchas cosas materiales, te puedo confesar que LA FELICIDAD la llevas

EN EL INTERIOR DE TU CORAZÓN

.

No. Lo anterior no es un Clickbait, ni un "mensaje típico de Youtube". Te lo está diciendo alguien con miles de kms. a sus espaldas de vivencias, alegrías, lugares, olores y sonidos.

No pretendo que sigas mis pasos.

Te invito a construir tu HOGAR

Un lugar en donde, tal día como hoy, Tres de Diciembre del Año de nuestro Señor, dos mil veinte, tú (mi siempre querido y estimado lector) te sientas tan cálido y arropado como yo me siento ahora mismo.

Yo me siento en mi Hogar.

¿Dónde te sientes tú?

Si, realmente, te sientes tan cómodo como yo no me queda más que felicitarte. Has hecho un buen trabajo. No hay cosa más bella que llegar a casa y encontrarla caliente y acogedora.

Como no dudo de ello te deseo, mi gran y estimado lector, tengas valentía y valor para que con de estas reflexiones (si realmente las compartes y las haces tuyas) consigas hacer pie y salir a la superficie de tu realidad simulada e impuesta, respirar aire puro y comenzar a decidir tu futuro, sin cortapisas ni imposiciones artificiales para poder comenzar a construir tu HOGAR.

Todo lo anteriormente escrito es discutido y discutible, pero tu Vida te pertenece.

Si has llegado hasta aquí leyendo, lo cual te agradezco de corazón, te haría un ruego:

No permitas que nada, ni nadie, fije el Norte en tu brújula, tu Hogar ni tu Destino.

No dejes guiarte por Cantos de Sirena. No repitas sus consejos. No repitas sus errores...

Aprende a ser Libre y la Responsabilidad contigo mismo que ello conlleva.

No tengas miedo a ser feliz

Buenas noches, y muchas gracias

Comentarios

ha comentado el 21-02-2021 09:08:19
ha comentado el 30-03-2021 15:06:13

Introduce tu comentario:

Nombre :

Email :    

Comentario: