20 de octubre de 2020

Pintando los tambores de freno

Aprovechando que he desmontado las ruedas veo que el estado de los amortiguadores es mejorable. Así que, tras meditarlo 3 minutos, decido que cambiaré también los amortiguadores.

Ya que no están las ruedas instaladas, y voy a cambiar los amortiguadores, sería interesante (y más tras ver el estado exterior de los tambores de freno) darles una manita de pintura. Esto me permitirá protegerlos un poquito más, y que tengan un aspecto más estético.

También estoy valorando desmontar los tambores de freno y revisar / cambiar las zapatas.

Ruedas, amortiguadores y frenos son fundamentales

Hay que tener en cuenta que la integridad de mi casita depende de estos tres elementos, amén de una conducción prudente y muy atenta.

Soy bastante afortunado. El eje y los tambores son de la prestigiosa firma AL-KO. Existe la posibilidad de cambiar los tambores, pero creo no es necesario. Como anécdota, decir que los tambores, y por tanto los ejes (lo comenté en la entrada en la cual hablé del cambio de llantas tienen ataque francés. El ataque es la distancia entre los tornillos que fijan la llanta al tambor. En España es habitual el ataque SEAT, pero Luz de Luna-I (vuelvo a recordarlo) es de manufactura francesa, por parte de Groupe Trigano (la marca original GRUAU pasó a ser CARAVELAIR, siendo actualmente STECKERMAN.

De momento, no me planteo cambiar los tambores. Posiblemente los desmonte y revise (y, si es necesario, cambie el Kit de frenado (zapatas, tensores y pretensores. Gracias a que los tambores son de la marca AL-KO es posible encontrar el Kit y cambiarlo de una manera, relativamente, fácil y rápida.

No obstante, mientras lo hago, de momento iré pintando los tambores. Tampoco pienso hacer una actuación a fondo. Al fin y al cabo es meramente estético.

Con una limpieza superficial, y un bote de spray de pintura negro me llegará.

Para no manchar corto 2 cartones y les practico un cajeado (corte en forma de caja), de manera que puedan abrazar al eje y cubrir lo mejor posible el suelo y chasis.

Como nota anecdótica el bacalao puede vivir hasta 40 años, crecer hasta 200 cm y pesar hasta 60 Kg.

Los entendidos dicen que, al igual que la palabra terroir se utiliza para describir el entorno natural en el que se produce el vino, existe el merroir, término que sugiere que el pescado tiene un sabor diferente según las aguas de las que procede.

Por lo tanto cuando se habla de Zona de Captura FAO 27 no se proporciona información suficientemente descriptiva. Merroir podría ser una manera de distinguir las capturas de los productos en diferentes áreas, que a su vez podría servir para concienciar sobre la necesidad de mantener limpios nuestros mares.

A continuación muestro un mapa de las diferentes Merroir respecto a las zonas de captura del Gradus Morhua.

Yo, en este caso, emplearé Bacalao de Costa BøMLO (pronunciado Biormlo. Uno de los bacalaos más comunmente localizables en mercados y supermercados.

Lo prepararé de una manera muy simple. Tras desalarlo convenientemente freiré unas patatas en rodajas, con el fin de preparar la cama. Las freiré a fuego medio, para que puedan cocerse adecuadamente.

Una vez estén las patatas bien cocidas en su interior (comenzarán a flotar en el aceite) subiré el fuego para que queden exteriormente un poco crujientes. Las retiraré de la sartén y las pondré en un colador metálico, para que eliminen el exceso de aceite.

Aconsejo emplear un colador metálico, en lugar de papel secante para evitar que queden las patatas blandas

Con las patatas en el colador, eliminando el exceso de aceite, es un buen momento para espolvorear sal sobre las mismas, sacudiendo el colador, con el fin de voltear las patatas y que la sal llegue al máximo posible de patatas.

Importante: no añadir excesiva sal

Llega el momento de pasar los lomos de bacalao por harina. Buscamos sellar el bacalao para, al pasarlo por aceite, no se deshidrate.

Antes de meter los lomos de bacalao en aceite machacaremos, con las manos, 1 diente de ajo. Buscamos extraer el aroma y sabor del ajo. Por lo tanto el fuego estará al mínimo posible, evitando quemar prematuramente el ajo. Cuando el ajo esté ligeramente dorado lo retiraremos.

En ese aceite pasaremos el bacalao (con la piel abajo, pegada a la sartén/olla, durante 3 minutos, a fuego medio. Daremos la vuelta y lo pondremos solamente 1 minuto. Retiraremos el bacalao.

En ese mismo aceite y sartén/olla pondremos tomate triturado. Añadiremos sal, pimienta recién molida. En este momento se puede añadir alguna especia más, al gusto. Dejamos que el tomate se vaya friendo, a fuego medio, durante 5 minutos.

Una vez esté el tomate frito incorporaremos el bacalao, para que se mezclen los aromas y sabores durante 2 minutos, a fuego bajo.

Tras esos 2 minutos añadiremos perejil fresco cortado en trozos muy pequeños.

Lo dejaremos 1 minuto más mientras, en una olla baja de barro situamos las patatas fritas y nos preparamos para cubrir con la salsa de tomate.

Cubrimos las patatas con la salsa de tomato. Tras eso, por encima, ponemos los lomos de bacalao.

En este punto, y para rematar, rallamos la piel de un limón y espolvoreamos por encima, sin ser excesivos. Esto aportará frescura y un toque cítrico a este plato.

Debe dejarse reposar 2 minutos, puesto que hay que servirlo caliente.

Muchas gracias por haberme leido y espero esta nueva receta haya resultado de vuestro agrado.

Comentarios

Introduce tu comentario:

Nombre :

Email :    

Comentario: