24 de diciembre de 2020

Cena de Nochebuena

En nuestra ancestral tradición, la cena del 24 de Diciembre, a la cual denominamos coloquialmente "Cena de Nochebuena" intentamos, por todos los medios (terrestres, aéreos o marítimos) que sea la mejor cena del año.

En estos Días de Vino y Rosas esta tradición se muestra irrelevantemente consumista. Muchos nos lanzamos al supermercado buscando llenar el carrito de la compra con mucha comida que, desgraciadamente, terminará en el cubo de basura (en el mejor de los casos), o vomitado en la interte, fría y discreta porcelana que conforma el inodoro de nuestros hogares (por exceso de ingesta y bebida).

¿Y si, por una vez, intentamos celebrar esta Fiesta Cristiana (la llegada, 7-10 años antes de la fecha oficial según los avistamientos del Cometa Halley de una persona que, sin duda alguna, nació en la aldea judía de Bethlem, creció y fué crucificado 33 años después en el Monte del Calvario bajo la acusación (formulada por el Sanedrin) de intentar erigirse en el Rey de los Judíos (INRI) de una manera sencilla, recogida y espiritual?

¿Esta noche, realmente, necesitamos torturar a nuestro organismo?

Ya lo torturaremos, 33 años después...

Por ello, esta noche, he decidido prescindir de banquetes formados por Egos al horno, sobre cama de complacencia social.

Celebramos un Nacimiento. Para los cristianos (católicos-apostólicos-romanos, o no) es el día en que un personaje, históricamente reconocido como Jesús de Nazaret nació.

Así pues, una vez establecidos los Principios Teológicos, debería centrarme en la cena que esta noche prepararé para, solamente, 1 invitado. Yo mismo...

Ayer me fuí a dormir a las 23:45. Hoy me levanté (para trabajar las croquetas de bacalao, pulpo y langostino) a las 5:30. Por eso tengo bastante cansancio y sueño acumulado.

Debo preparar algo Bueno, Bonito y Barato. Lo último, esta noche especialmente, es lo que menos se tiene en cuenta. Por ello, rápidamente, explico que preparo unas Croquetas "Cocletas" de carabineros (similar a la gamba, pero con mayor tamaño y sabor en paladar mucho más potente) y un humilde pulpo a Feira con Cachelos.

Para las croquetas no hay demasiado, a estas alturas, que explicar. Lo único que, en la masa, vamos a trabajar 300g de carabineros. Es lo mismo que hacerlo con langostinos, salvo por el precio y sabor.

Hoy no es día de repasar la Receta para elaborar unas croquetas agradables. Si queréis lo repasaremos en un post/artículo posterior. Hoy, simplemente, debido a la fecha tan especial que es (y al agradable cansancio que acumulo) mostraré simplemente el resultado final en la mesa de Luz de Luna-II.

(Presento mis disculpas, por anticipado, por no extenderme esta noche excesivamente en esta Receta).

Sí puedo decir, como dijo un cardenal en una comida (durante aquellos interminables Cónclaves): "Lo bueno, si breve, dos veces bueno".

Por ello puedo decir me han sobrado croquetas que serán pasto de este animal mañana 25 de diciembre: Navidad.

Las dejo guardadas, en un recipiente especial, sobre una cama de escarolas de diferentes colores sin aliñar, ni añadir aceite, ni vinagre (para que no se oxiden y ablanden), con el fin de mañana buscar Víctima Propicia.

En el caso del pulpo, esta noche escogí cocer las patatas en una olla de barro.

Tip: Cuando concinéis en olla de barro, poned el fuego muy bajo. Este tipo de ollas/recipientes acumulan muy bien el calor y pueden llegar a partirse si el calor es excesivo.

Cortaremos las patatas en rodajas de 2cm de grosor (importante que tengan todas el mismo grosor, para asegurar una cocción uniforme de todas.

Dejaremos las patatas cocerse 15-20 minutos. Lo ideal sería cocerlas como cachelos (enteras, con su propia piel, para evitar la fuga de sus jugos internos), pero hoy reconozco que estoy bastante agotado y deseo ir rápìdo, pese a la importante fecha que es.

Bueno. Esta noche, que es Nochebuena, no es momento de extenderse en detalles técnicos. Lo más importante es desearos, estimados amigos todos, una feliz noche. Una noche familiar. No dejéis que las tonterías de los políticos y telepredicadores de los Telediarios os priven de estar con vuestros seres queridos.

No escatimeis besos, abrazos, miradas, ni sonrisas. Independientemente de lo que nos intentan explicar de este famoso virus mañana, Dios no lo quiera, podríamos no estar presentes debido a un accidente, enfermedad real, o cualquier otra causa ajena a nuestra Voluntad.

Por ello: esta noche, tan especial, no dejeis que os roben estar junto a vuestros seres queridos. Quizás la próxima Nochebuena no podreis estar los mismos que esta noche estáis (y no por esta Estrella Mediática denominada Coronavirus, sino por otros acontecimientos de la Vida).

Creo que esta noche, tan especial, tan espiritual, tan familiar, no debo extenderme en asuntos técnicos ni culinarios y desearos:

Noche de Paz y Amor, a todos los Hombres de Bien

Buena noche, Noche Buena

Comentarios

Introduce tu comentario:

Nombre :

Email :    

Comentario: