26 de diciembre de 2018

Completando tapizado en Luz de Luna

Aprovechando el parón navideño aprovecho para completar el tapizado de Luz de Luna-I

Gracias a una tienda en el sur de Barcelona (Castelldefels) he conseguido una espuma, fabricada a medida, para cubrir el paso de rueda existente en la zona del salón.

Tapizando, que es gerundio

De esta manera, aprovechando la magnífica tela chenilla adquirida hace un año en Ribes & Casal de Barcelona, puedo completar el tapizado del salón, a la vez que aumento el aislamiento de mi querida Luz de Luna-I.

Me alegro enormemente haber adquirido un metro más de esta magnífica tela chenilla Doble Ancho la cual, quién lo iba a decir, un año después, me permite completar una zona en la cual no pensaba en su momento.

Lo primero es conseguir la espuma para poder construir el cojin/revestimimento.

Una vez medido hay que conseguirlo. Una vez conseguido (gracias a un fabricante en el sur de Barcelona), y comprobado sea de la medida correcta, hay que liarse con la preparación del tapizado.

Como suele decirse en estos casos la teoría es fácil, la práctica no tanto

Pero, como bien dice un amigo mío, ex-piloto de rallies ¿Quién dijo miedo, habiendo hospitales?

Pues nada: tela, tijeras, hilo, alfileres, aguja, máquina de coser...

¿Qué puede salir mal?

Sinceramente: con la tijera en la mano y la tela, medida cuatrocientas veces uno siente ese miedo escénico y las dudas asaltan. ¿Y si me he equivocado? ¿Y si la estropeo al cortarla?

La manera de superar esos miedos es agarrar las tijeras, tomar aire, y pensar "lo he medido varias veces. Si me equivoco, pues me equivoqué"

Al efectuar el primer corte siempre se contiene la respiración y se piensa, se quiera o no, en que esta tela posiblemente no la podré encontrar de nuevo en la tienda (Ley de Murphy manda...).

No obstante: en algún momento hay que hacerlo, ¿no?

A cortar... Ya me lamentaré después (o no...)

Una vez pasado el trago de cortar esa tela inmaculada lo siguiente es liarse con la máquina de coser. Realizar remates, dobladillos, esquinas y sudar vinagre para que todo eso encaje más o menos bien

Una vez cosidos algunos dobladillos parece que se recupera la confianza y abordamos las esquinas (peligro, peligro...).

Se debe cortar un poquito más pequeño, para que la tela quede bien tensa y el aspecto final sea mejor. Al menos eso dice la teoría....

De momento la cosa parece ir bien...

La magnífica máquina de coser SILVERCREST de LIDL hace las funciones de maravilla.

Los remates no estarán a la vista, así que podré permitirme el lujo de coserlos sin hilvanarlos previamente, ni marcarlos con alfileres (que me perdonen los sastres y/o modistas).

Siempre se dijo que el Sastre aprende a costa del paño y es, ciertamente, una gran verdad.

Lo importante es emplear la Lógica y arriesgarse. Cortar una tela (un paño) siempre es un riesgo. El que desee Riesgo Cero que no lo intente. Como tampoco intente vivir / dormir en una caravana, viajar, hasta respirar. Todo es un riesgo que debemos intentar controlar y asumir.

No es lo mismo reproducir (seguir) un Patrón previamente efectuado a crear uno desde cero. Aquí se puede apreciar quien tiene el Oficio y quien, como yo, es simplemente un puntador en máquina.

He decidido hacer de la Necesidad Virtud, por ello no emplearé entetrela / forro para la parte oculta. Tampoco emplearé cremallera. Resolveré todo, con la misma tela, y aseguraré el cierre cosiendo un velcro.

Evidentemente, existente técnicas mucho mejores y depuradas pero, hay que tener en cuenta el ratio esfuerzo/resultado, por lo cual me decanto por emplear toda la chenilla y efectuar el cierre (imprescindible para introducir la espuma) con un velcro.

No hay que perder la perspectiva. Esto, además de un fin estético, tiene un fin de aislamiento. Hay que recubrir todo posible trozo de pared de Luz de Luna para intentar aislar la adversa climatología externa. Estamos hablando de temperaturas exteriores inferiores a 0 grados. Por ello, todo rincón expuesto, debe ser convenientemente aislado.

Como, al fin y al cabo, estamos hablando de cubrir un paso de rueda,así que tampoco vamos a pasar a la Historia de los Maestros de la Costura por ello... ¿no?

Una vez que la tela está cortada y los remates cosidos debo ir forrando la espuma y marcando el lugar en donde coseré una cinta velcro para poder cerrar todo el conjunto. Podría haber cosido una cremallera, pero este sistema me parece muy práctico (más teniendo en cuenta que mis habilidades como costurero son limitadas todavía.

Bueno. Esto comienza a tomar forma... ¿no?

Ahora llega el momento de coser la cinta velcro. Esto, al menos en teoría, es fácil y rápido. Importante coserlo de manera que este tapizado quede tenso respecto a la espuma. A ver qué tal se me dá...

La cinta situada en la zona que, previamente, he marcado con tiza de costurero. Ahora es cuestión de coser, lo mejor posible, hasta dejarla colocada.

Está quedando mejor de lo que esperaba, la verdad...

El resultado es altamente aceptable, toda vez que es una zona que estará prácticamente oculta a la vista.

El trabajo finalizado. Para ser el primer Patrón completo que hetenido que desarrollar no está nada mal...

El tapizado junto a la máquina. Ya está listo para instalarse en Luz de Luna.

27 de diciembre de 2018

Momento de instalar esta nueva pieza y comprobar si acerté con medidas, diseño y tapizado.

¡ Ha quedado perfecto !

¡ Otra cosa menos !

Comentarios

Introduce tu comentario:

Nombre :

Email :    

Comentario: