29 de mayo de 2016

Revisando la Despensa

Llegan las lluvias y aparecen las temidas. Las malditas.

Goteras en Luz de Luna-I

Se dice que "en casa vieja, todo son goteras".

Ciertamente. En mi querida Luz de Luna-I hay una gotera.

El peso de las placas fotovoltáicas ha provocado un leve hundimiento del techo de Luz de Luna hacia el centro del mismo. Este humdimiento (de unos 3 milímetros) provoca que el agua quede allí estancada, con el consiguiente problema si hubiera algo mal sellado.

Y, efectivamente, hay algo mal sellado.

Para ser más exacto: hay algo que no está sellado. Hablo de la claraboya grande. Con el paso de los años (esta veterana caravana tiene unos 25 años) se ha ido deteriorando el sellado de fábrica de dicha claraboya. Por ello se podría (y vaya si lo hace) colar agua desde el exterior al interior de la caravana.

Dentro de lo malo tengo suerte en una cosa. Esa gotera es fácilmente visible y puedo poner (de manera provisional) el socorrido cubo de agua para que el agua no moje todo el interior de la caravana. No obstante lo que debo hacer es aprovechar la metereología benigna (o sea: que deje de llover y salga el sol) para poder desmontar la claraboya e intentar reparar el sellado.

Sellando, que es gerundio

Para llevar a cabo este proceso de sellado necesitaré:

  • Que no llueva y se seque al máximo posible el techo.
  • Desmontar la claraboya y acceder, a través de su hueco, al exterior de la caravana en esa zona.
  • Secar manualmente (con trapos y toallas) la zona del techo adyacente a la claraboya.
  • Sellar la zona con silicona (o mejor aun, con polímero) resistente al exterior (inclemencias y rayos UVA).
  • Volver a montar la claraboya.
  • Esperar a que llueva para comprobar si el resultado es satisfactorio y me he quitado ese problema de encima.

Comentarios

ha comentado el 18-09-2020 10:52:59

Introduce tu comentario:

Nombre :

Email :    

Comentario: